Cómo implementar la reingeniería

 El rumbo básico para definir la reingeniería de procesos, está compuesto de tres fases: El descubrimiento: Se debe definir una visión estratégica que determine la manera de modificación de los procesos en búsqueda de la competitividad y domino del mercado. El rediseño: es la fase donde se planifica, detalla y organiza todo el proceso de rediseño. La ejecución: Considerada la última fase, Se lleva a la realidad el rediseño planteado con el fin de alcanzar la visión estratégica definida en la primera fase. Para llevar a cabo la implementación de reingeniería se lleva un proceso que incluye: División del proyecto en unidades manejables, trazar metas alcanzables y cuantificables. Definición de objetivos alcanzables, dejando de lado las metas muy ambiciosas para concentrar esfuerzos en avances pequeños, pero seguros y constantes. Se debe transformar la administración intermedia para inclinar su visión hacia la necesidad del cambio, para que fluya adecuadamente los tratados, directrices, desde la dirección hacia los empleados de los niveles bajos. Se deben acoger tecnologías de información como herramienta innata de la empresa, de manera que se acelere la comunicación, la respuesta y la disminución de tiempo en trámites.